sábado, 8 de noviembre de 2008





1 comentario:

un lerín dijo...

Aun recuerdo aquel día, sigue siendo el mas mágico de los que hemos subido el belen. Fuimos los que teniamos que estar (echando demenos a algunos) pero fueron momentos maravillosos por el clima, la luz y la compáñía.
Ojalá haya más momentos como esos.